Principal Colombia Y Esclavitud Africa's Glory and America's Hope: La participación de Colombia en el movimiento de colonización africana

Africa's Glory and America's Hope: La participación de Colombia en el movimiento de colonización africana

A principios de los 19thsiglo, el movimiento de colonización se afianzó como una solución popular al problema basado en la raza de Estados Unidos. Los partidarios de la colonización alentaron a los estadounidenses negros liberados a abandonar su país de origen y establecer una colonia en África. Este esfuerzo, explica Craig Wilder, fue un compromiso entre el problema moral de la esclavitud y el rechazo político y social en una sociedad multirracial. [1] Fideicomisarios, presidentes, profesores y estudiantes de las principales universidades coloniales participaron de este entusiasmo por la colonización, creyendo que sería correcto y agradable al diseño de Dios. Para la década de 1830, los colonizadores estaban activos en tres quintas partes de aproximadamente sesenta universidades en los estados libres. [2] La evidencia sugiere que Columbia y sus afiliados promovieron significativamente la colonización africana. Los colombianos prominentes brindaron apoyo financiero a las organizaciones de colonización, complementaron la educación de los negros libres en preparación para la emigración y promovieron el movimiento como una solución al prejuicio invencible de los blancos. [3] Sin embargo, sus acciones también contribuyeron a los sentimientos racistas contra los libertos reconocidos hoy como practicados por el movimiento de colonización.

Desde el período colonial, muchos estadounidenses apoyaron el envío de antiguos esclavos a su tierra natal africana. [4] Sin embargo, una organización nacional para conseguir apoyo para la colonización no apareció hasta finales de 1816. Varios distinguidos congresistas, senadores y clérigos se reunieron en Washington para aprobar la constitución de la recién creada Sociedad Americana de Colonización (ACS). Los fundadores esperaban que la formación de la sociedad mejorara la condición de la gente de color libre ahora en los Estados Unidos al proporcionar un retiro colonial, ya sea en este continente o en el de África '. [5] Cinco años después, en 1821, los colonizadores Eli Ayres y Richard Stockton fundaron la nueva colonia, Liberia, con apoyo federal. El respaldo financiero del proyecto por parte del presidente James Monroe generó inmensos elogios de los miembros de la AEC. Su visión ahora parecía estar al alcance. Después de la creación de la Sociedad Estadounidense de Colonización, los fundadores hicieron una lluvia de ideas sobre cómo obtener apoyo a nivel nacional. Crearon sociedades auxiliares, destinadas a trabajar en el marco de la AEC, también conocida como sociedad matriz y promover la causa de la colonización. El 29 de octubre de 1817, Jacob Radcliffe (Fideicomisario de Columbia 1808), el alcalde de Nueva York, formó la Sociedad de Colonización Auxiliar de Nueva York para servir a los ciudadanos del estado. [6] Sus miembros fundadores incluyeron a Henry Rutgers (CC 1766, Fideicomisario), John B. Beck (CC 1813) y John B. Roymen (CC 1795) y Alexander McLeod (CC 1818). [7]

Sin embargo, la Sociedad Auxiliar de Colonización de Nueva York duró poco. Un plan organizado por el presidente de la sociedad, Loring Dewey, pedía la emigración de neoyorquinos negros a Haití. [8] A partir de septiembre de 1824 y durante el próximo año, más de 6.000 afroamericanos abordaron el Dewitt Clinton (llamado así por el graduado de Columbia, CC 1764) y navegaron a su nuevo hogar. Sin embargo, el plan fracasó estrepitosamente. Un informe de la ACS declaró cinco años después que los inmigrantes estaban, en general, en una situación desagradable y muy insatisfechos. [9] El llamado de los neoyorquinos a un movimiento de colonización más nacionalizado condujo a la reestructuración de las sociedades auxiliares. [10] La creación de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York (NYSCS) en abril de 1829 sirvió como respuesta a estas súplicas. Bajo el liderazgo de John Savage (CC 1823) y Luther Bradish (Fideicomisario, P&S, 1860), la ACS esperaba que NYSCS recaudara dinero y apoyara la causa y las acciones de la rama nacional. [11] Sin embargo, al ver la falta de éxito de la rama matriz en la recaudación de fondos, la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York decidió separarse de la sociedad matriz, creando una organización independiente de la ACS.

Incluso con la ayuda de otras sociedades auxiliares, la AEC todavía necesitaba desesperadamente apoyo financiero. Robert Finley, el agente designado de la ACS para el estado de Nueva York, intentó reorganizar la fallida Sociedad Auxiliar de Colonización de Nueva York, para cooperar en el plan de colonización africana y ayudar a proporcionar el dinero que la ACS necesitaba para equilibrar sus libros. [12] Su creación implicó la elección de William Alexander Duer (CC 1821, Presidente 1829, Fideicomisario 1830), John T. Irving (CC 1808) y John Mulligan (CC 1791) a puestos de liderazgo. [13] Finley consideró la nueva organización, la Sociedad de Colonización de la Ciudad de Nueva York, de gran importancia para el éxito de la rama nacional. Declaró que la ciudad de Nueva York ofrece un campo de trabajo tan importante y prometedor que ni un solo día debe escapar a la atención de la organización matriz. [14]

La ACS tenía la intención de que NYSCS y la Sociedad de Colonización de la Ciudad de Nueva York promovieran su misión entre sus constituyentes. Esperaba convencer a la gente de que apoyar la colonización ofrece el único medio de librarnos gradualmente de un mal poderoso y de borrar la mancha más inmunda al honor nacional. También promovieron la colonización como un esfuerzo humanitario, señalando que, a quienes emigran, les ofrece un asilo en la tierra de sus padres, donde pueden destacarse en el carácter de hombres y gozar de los derechos y privilegios de hombres libres. Sin embargo, al manifestar su misión de esta manera, la sociedad colonizadora reveló su racismo contra los negros. Declaraciones como la anterior indicaron que las dos razas no podían coexistir en Estados Unidos. [15]

A pesar del racismo inherente, en la década de 1830, el movimiento de colonización atrajo un tremendo apoyo en los Estados Unidos. La Sociedad Estadounidense de Colonización ganó seguidores principalmente mediante la promoción de sus propósitos religiosos y morales. Para muchos líderes de la sociedad nacional, el razonamiento religioso para apoyar la colonización fue un motivo clave en la era del Segundo Gran Despertar. La ACS creyó que al establecer Liberia y apoyar la emigración, el glorioso espectáculo se presentará a un mundo admirador, de una nación entera que regresa del cautiverio y lleva consigo a su tierra paterna, ¡las bendiciones del conocimiento, el cristianismo y la libertad! [16] Con una colonia africana, la ACS no solo permitió a los negros estadounidenses la oportunidad de una verdadera libertad lejos de los arraigados prejuicios de los blancos. Reforzaría el movimiento para colonizar, cristianizar y civilizar a los africanos.

Varios miembros de la Junta de Fideicomisarios de Columbia College utilizaron mensajes de obligación religiosa para obtener apoyo para el movimiento de colonización. Algunos fideicomisarios sirvieron como reverendos en la Iglesia Episcopal Protestante. Estos clérigos vieron a los feligreses como una audiencia para difundir la misión de la ACS. Jonathan Wainwright (Fideicomisario, 1825) afirmó su apoyo a través de un sermón religioso. En 1828, pronunció Un discurso con motivo de la formación de la Sociedad Escolar Misionera Africana, a una congregación en Hartford, CT. Denunció a los abolicionistas, diciendo: Está en el lenguaje de la ignorancia. La emancipación en la actualidad, y en cualquier medida, es una imposibilidad… Sería la destrucción inmediata de la población blanca. Afirmó que la colonización africana era la mejor esperanza no solo para los afroamericanos, sino para los negros en su conjunto. Si los miembros de la iglesia apoyaron el movimiento de colonización, podemos enviarlos de regreso con el Evangelio de Cristo, y así dárselos como recompensa por sus trabajos extorsionados y sus continuos sufrimientos. [17] Para Wainwright, la razón para apoyar el movimiento de colonización se centró en un sentido de obligación moral y deber religioso. Al revisar este sermón, el historiador Randall Burkett escribe: Esta línea de razonamiento llevó a Wainwright y a la mayoría del clero episcopal a apoyar la colonización en lugar de la emancipación, como una solución nacional a la calamidad de la esclavitud. [18]

Gardiner Spring (Fideicomisario, 1830), también apoyó la colonización a través de llamamientos religiosos. Spring se desempeñó como vicepresidente de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York. En 1852, a los 20thEn la reunión de aniversario, Spring pidió a sus compañeros que recordaran la causa noble y superior por la que esperaban trabajar. Afirmó, la Sociedad de Colonización de Nueva York ... en sus aspectos cristianos, el gran objetivo de esta institución es establecer no simplemente una república libre en esa tierra oscura, sino una república cristiana, una república fundada sobre los grandes principios de la Biblia. … Dios ha dado hombres para Liberia y personas para su luz… Apoyar la colonización, para él, constituía una de las mejores formas de servir a Dios. Por lo tanto, la obligación y la intervención divinas deben servir como motivación para que las personas apoyen la causa de la Sociedad de Colonización. Liberia, creía, permitiría a los negros la libertad que no podrían tener en Estados Unidos. Por lo tanto, argumentó que la colonia debería ser considerada como la gloria de África y la esperanza de Estados Unidos. [19]

Además de la persuasión individual, la ACS hizo un llamamiento a los organismos gubernamentales para obtener el apoyo necesario. El financiamiento de las Sociedades de Colonización del Estado de Nueva York y la Ciudad de Nueva York provino principalmente de donaciones privadas. Sin embargo, muchos colonizadores trabajaron para obtener reconocimiento político para facilitar la recolección de donaciones. En abril de 1855, a instancias de Hamilton Fish (CC 1827, Fideicomisario 1859) y Gardiner Spring, el Senado y la Asamblea del Estado de Nueva York aprobaron una ley para reconocer la misión del NYSCS de proporcionar las formas y medios y administrar, apropiar y aplicar lo mismo, colonizar, con su propio consentimiento, gente de Color de los Estados Unidos. [20] Este reconocimiento permitió la incorporación de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York. La incorporación hizo que fuera muy atractivo para las personas dar donaciones.

La AEC requirió que las sociedades auxiliares recaudaran fondos adicionales para la organización nacional. La ACS utilizó las donaciones para financiar la emigración, construir infraestructura, establecer escuelas y capacitar a los negros liberados para realizar ocupaciones altamente calificadas. Las sociedades recaudaron dinero alentando a la gente a pagar cuotas de membresía, pidiendo donaciones o vendiendo suscripciones al Repositorio Africano, la publicación de la ACS. Bajo el liderazgo de ex alumnos y fideicomisarios de Columbia, la Ciudad de Nueva York y las Sociedades de Colonización del Estado de Nueva York recaudaron niveles impresionantes de fondos para la sociedad matriz. Courtland Van Rennsellear, graduado del Union Theological Seminary, donó una imprenta con todos los aparatos necesarios. La sociedad nacional utilizó la prensa para imprimir copias adicionales del Liberia Herald, una revista cuyas suscripciones financiaron los proyectos de la ACS. [21] Los colombianos adicionales que dieron dinero a la ACS a través de las cuotas de membresía, obteniendo el título de Miembro de por vida incluyeron a Gardiner Spring, Jonathan Wainwright, Hamilton Fish, Samuel Boyd (CC 1787, Fideicomisario 1826), John Knox (Fideicomisario 1836), Benjamin Haight (CC 1811) , Fideicomisario 1843) y William Snodgrass (CC 1830, Fideicomisario 1830). [22] El Depósito Africano declaró que los miembros de las dos sociedades se han comprometido en nuestra causa con un grado de celo y resolución que debe resultar productivo de grandes resultados. [23]

Las ramas auxiliares de las sociedades de colonización también trabajaron con otras organizaciones para recaudar fondos en colaboración para el movimiento. El NYSCS y la Sociedad de Colonización de la Ciudad de Nueva York se enfocaron particularmente en las instituciones religiosas. La sociedad argumentó que el dinero se usaría para educar a los africanos sobre la verdad del cristianismo. Según el informe de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York de 1850, Para que esta Agencia esté en pleno funcionamiento ... la Junta de directores ... solicitando 4thde las colecciones de julio ... decidido a proporcionar durante algún tiempo una copia del Depósito Africano a cada pastor de una iglesia en todo el estado. [24] Los informes del NYSCS demostraron que esta estrategia funcionó bien. Las tablas describían los volúmenes de donaciones proporcionadas por varias denominaciones de iglesias e indicaban un gratificante aumento de ingresos. [25] En esta lista, la Iglesia Episcopal Protestante, la denominación más conectada con Columbia College, proporcionó la mayor cantidad de donaciones. [26] Con fondos y apoyo político, las sociedades colonizadoras tenían los recursos para impulsar sus planes.

Sin embargo, la American Colonization Society no pudo convencer a los afroamericanos de los beneficios de salir de Estados Unidos. Muchos negros expresaron su aprensión hacia la emigración debido a la alta probabilidad de muerte en África. El aumento de la mortalidad se debió a patógenos locales, inmunidad inadecuada y accidentes asociados con la emigración. Para establecer y garantizar el bienestar y el éxito de la colonia, la ACS hizo su principal misión garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de los colonos liberianos. Debido a que a los negros se les negó la educación requerida para practicar la medicina, la ACS envió primero a médicos blancos. El Dr. Richard Randall, profesor de química en el Colegio de Médicos y Cirujanos, se ofreció como médico como voluntario. Randall sirvió en la Junta de Directores de la Sociedad Americana de Colonización. Al igual que con otros médicos blancos, las motivaciones de Randall provenían de sentimientos de obligación religiosa y moral. Cuando se le preguntó por qué eligió ir a Liberia, Randall respondió: Yo podría intercambiar fácilmente el cariñoso intercambio de relaciones, los seductores placeres de la sociedad refinada, el éxito prometido del esfuerzo profesional, por el humilde deber de promover la felicidad de los negros pobres en África… [27] Murió cuatro meses después de llegar en diciembre de 1828. A pesar de su breve tiempo de trabajo allí, las súplicas para que otros adoptaran su sentido de obligación moral siguieron a su muerte. Al continuar el legado de Randall, declaró la ACS, cuando África se haya levantado de sus sufrimientos y degradación, su nombre será honrado entre los de sus distinguidos benefactores ... [28]

La muerte del Dr. Randall y los tres médicos que lo sucedieron antes de 1832 finalmente convencieron a la Sociedad Americana de Colonización de que ya no podía enviar hombres blancos para mantener la salud de los colonos. [29] La ACS creía que los intensos rayos del sol africano… excitados por trabajos ansiosos y no remitidos, hacían que los blancos tuvieran una mayor susceptibilidad a las enfermedades y la muerte en África que los blancos. [30] En un cambio radical de pensamiento, la ACS decidió educar a los negros para reemplazar a los médicos blancos vulnerables. De agosto a noviembre de 1832, la ACS desarrolló y adoptó una estrategia para capacitar a negros prometedores con habilidades médicas. Con la aprobación de la Junta Directiva, la ACS publicó un anuncio para el programa bajo el título: EDUCACIÓN MÉDICA DE JÓVENES DE COLOR PARA LIBERIA. [31] Debido a que el Colegio de Médicos y Cirujanos y su liderazgo simpatizaban con la Sociedad Estadounidense de Colonización, acordaron capacitar a médicos negros. Sin embargo, ambas partes estipularon que estos estudiantes solo recibirían educación con la condición de que emigraran a Liberia. Los registros indican que tres estudiantes negros asistieron a conferencias en el Colegio de Médicos y Cirujanos con la ayuda de la Sociedad Americana de Colonización. Los tres médicos completaron las clases necesarias para obtener una licencia médica y llegaron a ser muy respetados por sus pacientes y colegas. Sin embargo, debido al racismo en la universidad durante este tiempo y su negativa a emigrar, ninguno de estos estudiantes obtuvo un título médico formal.

John Brown fue el primer estudiante negro en asistir a la facultad de Médicos y Cirujanos bajo el nuevo plan educativo de la Colonization Society. Nacido en 1803 en Connecticut, Brown trabajó como sirviente doméstico con Nathaniel Patten. En esta posición, Brown cultivó el amor por la lectura y la conversación intelectual. Armado con una carta de recomendación de Patten, John Brown se mudó a la ciudad de Nueva York en 1824. Una vez que llegó, Brown le pidió al Dr. Joseph Hansen, un graduado de 1814 del Colegio de Médicos y Cirujanos, que lo educara en medicina. Brown esperaba que el tiempo contratado entre él y Hanson durara cuatro años. Sin embargo, terminó cuando Hansen murió cuatro años después en 1828.

Después de la muerte de Hansen, Brown continuó sus estudios médicos en el Colegio de Médicos y Cirujanos con el Dr. G. Van Doren. [32] En una carta a los gerentes de la ACS, Van Doren indica que la admisión formal de Brown a P&S ocurrió en 1829, durante la presidencia del Dr. John Watts. Van Doren se desempeñó como asesor de Brown durante sus estudios en el Colegio de Médicos y Cirujanos, permaneció con él y lo conoció desde el momento en que comenzó a leer hasta el presente. [33] Los registros de la universidad indican que Van Doren también se desempeñó como preceptor de Brown durante sus estudios de medicina. Durante el invierno de 1828 y 1829, y las sesiones académicas de 1830-1831 y 1831-1832, Brown asistió a conferencias médicas en el College.

Sin embargo, en 1831, al comienzo del año pasado de Brown, falleció el presidente Watts. La Junta de Fideicomisarios del Colegio eligió al Dr. John Augustine Smith como presidente. El cambio de liderazgo provocó una alteración dramática del destino de Brown en la universidad. Smith creía en la superioridad racial de los blancos. Antes de asumir la presidencia, Smith fue profesor de fisiología. Durante sus clases, con frecuencia comparó la anatomía africana y europea. [34] En una serie de conferencias, Smith planteó la hipótesis de que el intelecto de una raza es proporcional al carácter obtuso de ese ángulo, entre la parte superior de la frente y la nariz. Smith concluyó que midiendo el ángulo, porque los africanos tenían la medida más pequeña de todas las razas, no hay la menor duda de que la estructura anatómica del negro es menos favorable que la nuestra. [35]

Smith creía que los médicos negros tenían un intelecto inferior en comparación con los blancos. Cuando Brown se negó a emigrar después de graduarse, Smith temió certificar a un médico negro, y por lo tanto menos inteligente, que luego pudiera ejercer la medicina en pacientes blancos. Aunque Brown completó los requisitos de la escuela de medicina, Smith le negó la oportunidad de tomar los exámenes finales, diciendo: No se debe otorgar ningún diploma a un hombre de color, sean cuales sean sus pretensiones, a menos que firme una promesa de que no aprovechará su beneficiarse en cualquier lugar menos en Liberia. [36] La negativa impidió que Brown obtuviera su título de médico. A pesar de esto, muchos médicos y pacientes reconocieron a Brown como médico. Van Doren escribió cartas atestiguando sus calificaciones y buen carácter moral. Debo creer, escribe, cuando tomamos en consideración su tiempo ofrecido ... y su buen carácter en general, tan dignos de la noción y patrocinio como aquellos a los que se le puede presentar. [37] El Dr. William Hickok (P&S 1825) también promovió las habilidades médicas del Dr. Brown, escribiendo.Aunque ha tenido muchos obstáculos con los que lidiar (por su color), ha perseverado a través de ellos y adquirió un muy buen conocimiento teórico y práctico de su profesión. . [38]

A pesar de la negativa de John Brown a seguir adelante con la inmigración, la Sociedad Estadounidense de Colonización continuó financiando la educación médica para los futuros habitantes de Liberia. El segundo estudiante que asistió a P&S a través de este acuerdo con la ACS fue Washington Davis. Jehudi Ashmun, un agente colonial de la ACS, descubrió a Davis, el hijo de una familia emigrante de Liberia, mientras trabajaba como misionero. Ashmun vio el potencial académico de Davis y, en 1828, trajo a Davis a los Estados Unidos para recibir educación con Charles (C.C.) Andrews, el director de la Escuela Libre Africana de Nueva York. Davis constituyó una oportunidad única para los gerentes de la American Colonization Society. Creían que podía ser entrenado y enviado de regreso a Liberia con una mínima resistencia.

Después de cuatro años, tanto Andrews como Davis creían que este último podría ampliar sus estudios en medicina. Después de que Andrews le informó del potencial de Davis, el reverendo Ralph Randolph Gurley, un agente de la Sociedad Americana de Colonización, solicitó que se enviara una carta al Dr. J.A. Smith preguntando si Washington Davis podría disfrutar del beneficio de las conferencias en el Colegio de Médicos y Cirujanos y, de ser así, el Sr. C.C. Andrews ... obtenga para él una situación en la que pueda realizar sus estudios de medicina de la manera más ventajosa. [39] En dos semanas, la junta escuchó a John Augustine Smith, quien indicó que P&S permitiría que Davis asistiera. Bajo este arreglo, Davis asistió a conferencias en el Colegio de Médicos y Cirujanos durante tres sesiones: el verano, el otoño y el invierno de 1832. Sin embargo, la Sociedad Americana de Colonización terminó repentinamente la afiliación de Washington Davis al Colegio. Cortaron todos los fondos que necesitaba para asistir a clases. C.C. Andrews y Washington Davis pidieron a la junta que le permitiera a Davis continuar sus estudios en P&S. Desesperado, Andrews escribió. Si se inicia una demanda incidental contra mí como consecuencia de la demora de sus pagos, sentiré que es mi deber dar publicidad al asunto. [40]

El historiador Russell Irvine escribe que no hay evidencia directa que explique por qué la ACS quería terminar con las afiliaciones de Davis con la organización. Sin embargo, enfatiza que la decisión de retirar los fondos para la educación de Davis coincidió con la desvinculación de los estudiantes negros de la American Colonization Society en el Columbian Medical College, ubicado en Washington DC Los estudiantes de medicina negros hicieron acusaciones de que el colegio no les brindó la debida capacitación y amenazó con no emigrar a Liberia sin los cambios apropiados en el plan de estudios. En respuesta, los gerentes de la ACS declararon: Una partida de gasto, poco rentable en gran medida, se encuentra en el apoyo a los estudiantes de medicina de color. Al principio, la medida es muy prometedora. Pero Washington Davis… por cuya educación se expandieron grandes sumas se han negado a cumplir con sus compromisos… Han optado por quedarse aquí, violando las obligaciones más sagradas. [41] Aunque Davis había vivido en Nueva York durante todo el curso de su estudio, la ACS lo incluyó incorrectamente con los estudiantes de Washington.

Davis, junto con Andrews, hizo varios intentos de apelar a la ACS para que continuara en el Colegio de Médicos y Cirujanos. En una carta a Gurley, Davis escribió: Supongo que no necesito decirle que es en los borradores que dependía del dinero para sufragar mis gastos ... Estoy satisfecho de que la Junta considerará ... las dificultades en las que nací. cuando sin dinero para pagar mi camino. [42] Sin embargo, estas súplicas resultaron infructuosas. Aunque se negaron a permitir que Davis continuara en el Colegio de Médicos y Cirujanos, los gerentes de la ACS exigieron que Davis se quedara en Nueva York para evitar la controversia en la Escuela de Medicina de Columbia. Sin embargo, la educación médica de Davis finalmente no terminó por completo. La ACS acordó educar a Davis durante los años restantes de estudio médico. La Sociedad de Colonización aprobó un salario de $ 200 para el Dr. Edward Ludlow, un graduado y futuro fideicomisario del Colegio de Médicos y Cirujanos, para brindar educación a Davis. [43] [44] Si bien la organización pagó por los servicios de Ludlow, la ACS ya no apoyó directamente la educación de Davis en P&S. Después de vivir en los Estados Unidos durante siete años, Davis regresó a Liberia en 1835. Los registros del censo de Liberia de 1843 indican que Davis continuó practicando la medicina, de acuerdo con los objetivos de la ACS. [45]

A diferencia de Brown y Davis, el camino de David McDonogh hacia el Colegio de Médicos y Cirujanos fue pavimentado por la alianza de su maestro con el movimiento de colonización africano. Nacido esclavo, Brown era propiedad de John McDonogh, un rico comerciante de Luisiana. Poco después de su fundación en 1816, John McDonogh se convirtió en miembro de la American Colonization Society. Se apasionó por la emancipación y el envío de esclavos a África. Él conjuró un plan para ayudar a las personas a las que esclavizó a comprar su libertad y viajar a Liberia a través de un plan de pagos. Retendría sus ganancias del trabajo el sábado por la mañana hasta que pudieran comprar la libertad para ellos y sus hijos. Todo el proceso tomó aproximadamente cinco años. McDonogh expresó claramente su intención de enviar a sus esclavos liberados a África a través de este plan, y señaló: Es su libertad en Liberia por lo que contrato. Nunca consentiría en dar libertad a un solo individuo entre ustedes para que permanezca en el mismo suelo que el hombre blanco. [46]

En congruencia con los sentimientos de la ACS, McDonogh sintió que educar a sus esclavos era un papel importante para asegurar el éxito de la colonia. John creía que David era una buena opción para continuar su educación en preparación para su partida a Liberia, afirmando que David es un niño de partes brillantes, y si tiene una disposición alta, orgullosa, valiente y aspirante (templada al mismo tiempo con mucho piedad), puede ser reprimido, --- llegará a ser grande entre su gente; es capaz de adquirir todas las ciencias; en resumen, puede convertirse en un Madison ... entre su gente. [47] Debido a que Luisiana tenía leyes estrictas sobre los esclavos que aprenden a leer y escribir, McDonogh envió a David a Lafayette College para continuar sus estudios. David estudió con Walter Lowrie, el secretario de la Junta Presbiteriana de Misiones Extranjeras. Bajo esta nueva relación, McDonogh le dio a Lowrie la capacidad de emancipar a David cuando pensó que David se había ganado su libertad.

Durante su tiempo en Lafayette, David McDonogh estudió clásicos, teología y medicina para prepararse a fondo para emigrar. En una carta le informó a Walter Lowrie, iré, con un corazón alegre y desbordado, a ese país una vez iluminado, pero ahora ignorado, con mi caja de medicinas en una mano y mi Biblia en la otra. A través de sus estudios en anatomía, cirugía y terapéutica, McDonogh desarrolló una pasión por la medicina. Le dijo a Lowrie que sacrificaría casi cualquier cosa en lugar de renunciar a sus estudios de medicina. [48] Durante su último año, McDonogh, ansioso por continuar con la medicina, expresó sus dudas sobre las demandas de su dueño. David le indicó a John que se oponía decidida, total y radicalmente a ir a África. [49] También estipuló a Lowrie, y por lo tanto, señor, nada de lo que usted y mi padre puedan decir en sentido contrario, me inducirá a dejar este país antes de completar, al menos, mis estudios de medicina y obtener el título de M.D. [50]

Aunque John McDonough exigió que la ACS cortara la financiación de la educación de David, finalmente dejó la decisión a Lowrie. Lowrie decidió aprobar la graduación de David en septiembre de 1844. Después de la graduación, McDonogh se desanimó cada vez más sobre las perspectivas de continuar su educación médica debido a su raza. Escuchó de Lowrie que las escuelas de medicina de Nueva York se negaron a admitirlo. David escribió a Lowrie con rabia, diciéndole: Permítame decirle que la negativa de parte de las facultades médicas y el trato peor que servil que he sufrido aquí, y también de aquellos que son considerados por su especie como santos en la tierra, me han dado las razones más poderosas para desconfiar de la fidelidad del hombre blanco. [51] McDonogh estaba desilusionado de que, a pesar de sus calificaciones, una escuela de medicina se negara a admitir a alguien debido a su raza.

Finalmente, McDonogh encontró a alguien que lo apoyara en su educación médica. El Dr. John Kearney Rodgers, profesor del Colegio de Médicos y Cirujanos, expresó su voluntad de servir como preceptor de David para asistir a clases en el colegio. McDonough completó un curso completo de estudio y nunca fue cuestionado por sus afirmaciones de que tenía un título de la institución. El catálogo de Lafayette indica que McDonogh se graduó de P&S en 1847. [52] Sin embargo, el Colegio de Médicos y Cirujanos continuó con la política de negar títulos médicos a los hombres afroamericanos. Como resultado, actualmente no existe ningún diploma en los registros del departamento. [53] A pesar de su falta de un título formal, otros médicos, blancos y negros, trataron a McDonogh como un colega médico completo. Al finalizar sus estudios, Rodgers hizo arreglos para que McDonogh practicara en la Enfermería de Oído y Ojos de Nueva York, donde hizo un trabajo excelente y fue frecuentemente solicitado como consultor. [54]

A pesar de sus intentos de moldear la colonia ideal, Liberia se convirtió en un gran pasivo financiero para las Sociedades de Colonización de Estados Unidos, el estado de Nueva York y la ciudad de Nueva York. Mantener la colonia requería una gran cantidad de recursos que la Sociedad Americana de Colonización simplemente no tenía. Además, la situación en Liberia se ha agravado. Los colonos, que sumaron 3.000 en 1846, se vieron afectados por la devastación, los disturbios, las guerras y las enfermedades. Por tanto, las sociedades colonizadoras de Estados Unidos empujaron a los colonos a declarar su condición de estado independiente. En junio de 1847, los emigrantes fundaron la República Independiente de Liberia. Con su creación, las sociedades de colonización en los Estados Unidos cambiaron su papel de plantador y protector a ayudante y partidario. En esta transición, ACS reconoció la educación de los emigrantes como un paso vital. Los líderes de ambos países reconocieron la necesidad de una institución liberiana de educación superior para promover este avance social, cultural, económico y religioso. Los colonizadores buscaron proporcionar una institución que pudiera enseñar a los liberianos, tanto nativos como recién llegados, la moral cristiana.

En una iniciativa organizada por primera vez por su presidente, Gabriel Disosway (CC 1819), la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York con la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Pensilvania, colaboró ​​para establecer una universidad con la propuesta de que Liberia tiene importantes relaciones con los de color. población de los Estados Unidos, tanto libres como esclavizados. [55] Desde su fundación en 1832, la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York intentó obtener tierras en la colonia para construir una escuela separada de la organización matriz. El plan recibió una carta de recomendación del reverendo colombiano Alexander Proudfit (CC 1792). [56] Más de una década después, en 1850, la sociedad obtuvo el terreno y los fondos necesarios para construir la escuela. Archibald Alexander, un futuro profesor de filosofía en Columbia College, felicitó a la sociedad por todo el trabajo que habían logrado, declarando, El establecimiento de Alexander High School…. Fundadas por la Sociedad Escolar de Damas de Liberia de esta ciudad, están brindando una educación superior y mejor que cualquier impartida anteriormente en la República. [57]

Sin embargo, la universidad necesitaba negros para educar a los estudiantes. Al igual que con las preocupaciones con los médicos blancos, las sociedades de colonización temían enviar profesores blancos a África. Jehudi Ashmun deseaba que hombres de una raza similar educaran a los colonos, creyendo que la sociedad misionera de la Iglesia declaró que habían buscado ansiosamente en este país misioneros, catequistas y maestros de escuela que deseaban ... hombres activos de color para esto. propósito… [58] Por lo tanto, los gerentes buscaban encontrar negros que tuvieran las habilidades necesarias para enseñar. Sin embargo, debido a la intolerancia racial en los Estados Unidos, muchos no recibieron una educación adecuada. Por lo tanto, resultó difícil encontrar libertos que cumplieran con estos requisitos.

Alexander Crummell fue uno de los pocos hombres negros con las calificaciones para servir como profesor. Desde el comienzo de su vida, Crummell experimentó el florecimiento del prejuicio racial en los Estados Unidos. Educado en la African Free School en la ciudad de Nueva York, Crummell continuó en la Oneioda School, enfocándose en los clásicos y la literatura. Allí, decidió convertirse en ministro. Ciertas denominaciones (presbiterianos, metodistas y bautistas) que tuvieran contrapartes negras hubieran facilitado su ordenación. Sin embargo, Crummell eligió la Iglesia Episcopal protestante, una rama que carecía de miembros negros y tenía abierta hostilidad para ordenar ministros negros. La estructura jerárquica y autoritaria probablemente atrajo a Crummell a la Iglesia Episcopal. Desde sus primeros años, Crummell se asoció con la élite y la ascendente comunidad burguesa afroamericana. Los conocidos de Crummell lo ilustraron como culto o digno. Un amigo, Samuel Cornish, describió a su familia como la morada del orgullo santurrón y la aristocracia farisaica. [59] Explicó su razonamiento para unirse a la Iglesia Episcopal como estimulado por la catequesis de mi pastor, el Rev. Peter Williams… y encendido, como bien recuerdo, por un sermón del doctor Whittingham. [60] Admiraba y respetaba mucho el liderazgo de la Iglesia Episcopal.

La Iglesia Episcopal presentó a Crummell obstáculos para la ordenación. Después de obtener honores en Oneida, postuló después de graduarse al Seminario Teológico General (GTS) en 1839, que tenía estrechos vínculos con Columbia College. [61] Crummell poseía las calificaciones para obtener la admisión al seminario, como lo declaró GTS, toda persona que presente a la facultad evidencia satisfactoria de haber sido admitido como candidato a las Sagradas Órdenes… será recibida como Estudiante del Seminario. [62] Una vez que presentó su solicitud, el Dr. William Whittingham (CC 1827), el decano de la facultad, respondió cortésmente: Tiene tanto derecho a ser admitido aquí como cualquier otro hombre. Si me quedara a mí, debería tener la admisión inmediata a este seminario; pero el asunto se me ha escapado de las manos en el caso de De Grasse; y lamento decir que no puedo admitirlo. [63] Después de consultar con Whittingham, Crummell volvió a presentar una solicitud y presentó una petición a los fideicomisarios del seminario. Después de un acalorado debate, los fideicomisarios nuevamente decidieron no admitir a Crummell. Cuando Crummell asistió a las reuniones de los fideicomisarios, el reverendo Benjamin Onderdonk (CC 1809, Fideicomisario 1824) se lanzó sobre él, con una violencia y grosería que nunca he encontrado desde entonces, salvo en una ocasión en África. [64]

Onderdonk tenía un historial de apoyo a la Sociedad de Colonización Estadounidense, denunciando a los abolicionistas y practicando el racismo contra los negros. El estatus de Onderdonk como miembro de alto rango de la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York significaba que su voz tenía un peso tremendo entre sus colegas. Onderdonk apoyó la propuesta de su colega Theodore Frelinghuysen de establecer instituciones de educación superior en Liberia. Afirmó que el interés agrícola, mecánico y comercial de Liberia también necesitaba el estímulo de la mente iluminada. [65] Él aprobó públicamente planes para comprar barcos, proporcionando transporte para libertos a la colonia africana. [66] Sin embargo, su afirmación más fuerte de la colonización se produjo en su respuesta a los disturbios antiabolicionistas de 1834. A finales de 1832, William Lloyd Garrison, un abolicionista blanco, publicó Pensamientos de colonización. En él, atacaba a la Sociedad de Colonización Estadounidense por muchos motivos, incluso relacionándola con el comercio del ron, que sirvió mil cuatrocientos barriles de veneno líquido a África. [67] En defensa de la colonización, William Leete Stone (CC 1830), presidente de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York, despertó la animosidad contra Garrison. En 1834, turbas de cerca de 3.000 blancos atacaron a abolicionistas blancos, parejas interraciales y escuelas, negocios e iglesias negros en toda la ciudad. En julio, se difundieron rumores de que Peter Williams, el segundo reverendo episcopal negro y gerente de la Sociedad Antiesclavista de Nueva York, había celebrado un matrimonio interracial. En respuesta, la mafia saqueó y quemó la iglesia de St. Phillips, la primera iglesia episcopal negra en la ciudad de Nueva York y la parroquia de William, hasta los cimientos.

Williams se puso en contacto de inmediato con Onderdonk con la noticia de la destrucción de la iglesia. El obispo respondió rápidamente a Williams: Permítame aconsejarle que renuncie de inmediato, con su conexión, en todos los departamentos, con la Sociedad Anti-Esclavitud, y que haga pública su renuncia. [68] Aunque era un firme partidario del abolicionismo, Williams se sintió presionado a renunciar a su conexión con la Sociedad Antiesclavista de Nueva York. Él escribió, habría ofrecido mi renuncia mucho antes de esto ... cuando al tener el privilegio de dirigirme a la Junta, podría eliminar una influencia restrictiva sobre las medidas calculadas para hacer avanzar a nuestro pueblo más rápido de lo que estaba preparado. [69] Onderdonk también lo obligó a abordar sus dudas sobre la Sociedad de Colonización. Williams afirma a regañadientes que no se extendió más allá de que la Sociedad ha sostenido la idea de que un hombre de color ... nunca podrá disfrutar de los privilegios de un ciudadano de los Estados Unidos. [70] A pesar del carácter forzoso de la dimisión, la ACS la utilizó como propaganda. Publicaron la solicitud de Onderdonk y la carta de renuncia de William en The African Repository and Colonial Journal para obtener apoyo adicional para la colonización.

La negativa de Onderdonk a aceptar a Crummell en el seminario fue recibida con duras críticas entre los abolicionistas de la ciudad. En una carta al editor, 'un episcopal' acusó rotundamente a Benjamin Onderdonk de su negativa a ser admitido en la institución debido a su color . [71] En un panfleto publicado más tarde en 1849, Crummell acusó a Onderdonk de aprovechar la violencia mafiosa contra la gente de color y los abolicionistas de 1834, refiriéndose específicamente a los disturbios liderados por pro-colonización. [72] Aunque dedicó mucho tiempo y energía a su debate con Onderdonk, Crummell finalmente completó sus estudios teológicos. Estudió en Yale con la ayuda económica de John Jay II (CC 1836). Al informarle de lo que pensaba aprender, Jay respondió: Me complacerá permitirle seis dólares al mes a partir de esta fecha, siempre y cuando resida en New Haven y continúe estudiando en el seminario. [73] Después de graduarse de Yale, Crummell continuó sus estudios en Cambridge. Allí, se acercó a los profesores que apoyaban la abolición y asistió a las reuniones de la Sociedad contra la esclavitud. Sin embargo, su falta de interés en educar a los negros en Gran Bretaña y la elección de gastar recursos en África alejaron a Crummell de ellos.

Con una imagen negativa del abolicionismo británico, Crummell emigró a Liberia en 1853. Aunque se opuso a las motivaciones de la American Colonization Society, Crummell miró el trabajo misionero liberiano a través de una nueva lente. Ayudaría a Liberia formando a africanos para que fueran ministros y enviando el Evangelio al centro mismo de la patria. [74] Como ministro episcopal, Crummell creía que su deber piadoso era civilizar y cristianizar a los colonos liberianos. En un sermón de 1852, Crummell declaró con respecto a los colonos africanos, dudo mucho que, si es que alguna vez, la historia de las misiones haya descubierto una búsqueda tan amplia y ferviente del conocimiento cristiano. [75]

Tras su inmigración, los Fideicomisarios de Donaciones de Liberia College designaron a Crummell para dos puestos. Además de su papel como profesor de inglés y filosofía moral, Crummell sirvió como un aparato filosófico para la universidad. [76] Supervisó la afluencia de libros y materiales para uso de la universidad. Para obtener recursos, Liberia College se basó exclusivamente en donaciones privadas. Crummell realizó viajes misioneros a los Estados Unidos y apeló a los pro-colonizadores para obtener apoyo monetario y suministros. Cuando se llamó la atención del público sobre la idea de una universidad en Liberia, rápidamente siguieron generosas promesas de apoyo. Los informes de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York indican que, en 1859, las donaciones para Liberia College ascendían a más de 47.000 dólares. [77] La sociedad proporcionó becas para cubrir la matrícula de tres de los siete miembros de la primera clase en la universidad. [78] En 1864, el NYSCS también se comprometió a pagar el salario del profesor Blyden, profesor de griego y latín. Apoyando sus acciones, la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York declaró: Quizás de ninguna manera se puedan asegurar bendiciones perennes para la raza en África que mediante la dotación adecuada de cátedras y becas en esta universidad. [79] Archibald Alexander, un futuro profesor de filosofía en Columbia, declaró que proporcionar los fondos para contratar al profesor permitió que Liberia College pudiera pagar una educación superior y mejor que cualquier impartida anteriormente en la república. [80]

Numerosos afiliados de Columbia donaron generosamente tanto donaciones monetarias como suministros a la Universidad. Anson Phelps, gerente de la American Colonization Society y presidente de la New York State Colonization Society, donó $ 50,000 a la universidad con la condición de que Union Theological Seminary supervisara la creación de un departamento de teología. [81] John Griscom, profesor de química en Columbia College, se desempeñó como gerente de la Sociedad Auxiliar de Colonización de Nueva York. Antes de morir, envió a la universidad dos grandes cajas de libros seleccionados de su biblioteca. [82] Charles Chandler, otro instructor de química colombiano, envió productos químicos y aparatos químicos. Durante una visita a los Estados Unidos en 1862, Crummel estimó que Liberia College había obtenido más de 4.000 volúmenes a través de donaciones. [83]

Si bien atrajo los elogios del público estadounidense, el movimiento de colonización también recibió duras críticas de los abolicionistas. Los abolicionistas creían que la colonización evitaba, o contribuía a que fuera un chivo expiatorio para evitar lo que Theodore Tilton llamaba colorfobia. [84] En lugar de creer que los esclavos podrían asimilarse una vez liberados, los colonizadores, insistían los abolicionistas, pensaban que la única forma de librar al país del racismo era eliminar por completo a los negros. Garrison indica la naturaleza del argumento, afirmando que '¡el cristianismo no puede hacer por ellos aquí, lo que hará por ellos en África'! Sí, que 'esto no es culpa del hombre de color, NI DEL HOMBRE BLANCO, ni del cristianismo; sino UNA ORDENACIÓN DE PROVIDENCIA, y no más para ser cambiado que el LEYES DE LA NATURALEZA'!! [85] Para Garrison, el racismo inherente de los colonizadores era precisamente lo que la ACS argumentó que eliminó para los negros a través de sus acciones.

Algunas de las críticas más destacadas al movimiento de colonización africana vinieron de William Jay. Jay era el padre de John Jay II, hijo de John Jay (CC 1764) y miembro de la Iglesia Episcopal Protestante de Nueva York. También se desempeñó como miembro destacado de la Sociedad Antiesclavista de Nueva York. En sus escritos, sobre todo en un panfleto de 1835, Jay expuso y criticó las contradicciones dentro de los argumentos de los colonizadores. Argumentó que las leyes y la opresión de los blancos causaron la misma situación en la que se encontraban los negros y los blancos ahora condenados. ¿Qué objeto son estas imágenes espantosas [de negros depravados] que se nos presentan? preguntó. ¿Es para instarnos a alimentar a los hambrientos, a vestir a los desnudos, a instruir a los ignorantes y a reformar a los malvados? ¡No, pero para transportarlos a África! [86] Por lo tanto, en lugar de elevar el estatus de los negros a los ojos de los blancos, los colonizadores proporcionaron la solución para enviarlos a África. Jay también rechazó el argumento de la ACS de que los negros simplemente no estaban preparados para la libertad de los blancos. Él detalló la negación de la educación a los negros libres en Virginia, diciendo: En Virginia, si los negros libres o sus hijos se reunieran en una escuela para aprender a leer y escribir, cualquier juez de paz puede despedir la escuela con veinte rayas en la espalda de cada uno. alumno. [87] Tales afirmaciones se hicieron eco del argumento de Jay de que la Colonization Society afirmó incorrectamente que los ex esclavos simplemente no estaban preparados para la libertad de los blancos en los Estados Unidos. Si los blancos creyeran que los negros podrían estar preparados para la igualdad con los blancos, negarles la educación en los Estados Unidos, pero celebrar la educación en Liberia, no sería un paso lógico.

Muchos colombianos participaron en el movimiento de colonización estadounidense de negros liberados a África. La referencia cruzada del directorio de graduados y oficiales de Columbia con publicaciones sobre colonización indica que veinte graduados, doce fideicomisarios, cuatro profesores y dos presidentes expresaron su apoyo a la colonización africana. [88] Sin embargo, muchos más probablemente apoyaron la causa sin una membresía formal. Al recaudar fondos y promover la educación, los fideicomisarios, graduados y afiliados creían que estaban haciendo un servicio para realzar la igualdad de los negros. Si bien afirmó ser la única solución para lograr la igualdad racial, muchos supuestos racistas contra los negros se incorporaron a los argumentos del movimiento. Como lo demuestran las acciones y los argumentos de colonizadores y abolicionistas, la participación de Columbia en la colonización, en retrospectiva, plantea preguntas sobre qué pensamientos tenemos actualmente que alguien en el futuro podría considerar moralmente respetable. A través de esta lente histórica, esperamos poder hacer ahora mismo lo que las generaciones futuras podrían ver como nuestra sociedad de colonización.

Bibliografía

Una ley para incorporar la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York, Las leyes de Nueva York, 78thSesión. 10 de abril de 1855.

The African Repository and Colonial Journal 5 . Abril de 1829.

The African Repository and Colonial Journal 6 . Enero de 1830.

The African Repository and Colonial Journal 7 . Febrero de 1831.

The African Repository and Colonial Journal 7 . Julio de 1831.

The African Repository and Colonial Journal 10. Marzo de 1834.

The African Repository and Colonial Journal 12. Abril de 1836.

The African Repository and Colonial Journal 14 . Julio de 1838.

Andrews, C.C. Carta a la Junta Directiva de la Sociedad Americana de Colonización. 28 de diciembre de 1833. ACS Records Reel 19.

Andrews, C.C. Carta a Ralph Gurley. 13 de julio de 1832. ACS Records Reel 14.

Informe anual de la American Colonization Society 11. 1828.

Informes anuales de la American Colonization Society 12. 1829.

Informes anuales de la American Colonization Society 13. 1830.

Informe anual de la Sociedad Estadounidense para Colonizar a las Personas de Color Liberadas de los Estados Unidos . Washington: James C. Dunn. 1830.

Burkett, Randall. El reverendo Harry Croswell y los episcopales negros en New Haven (1820-1860). La estrella del norte: una revista de historia religiosa afroamericana 7.1. Otoño de 2003. 1-20.

Catálogo de los gobernadores, fideicomisarios y funcionarios de Columbia College: 1754—1882. Nueva York: Maegowan & Slipper Printers. 1882.

Circular de la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York. Abogado cristiano y diario 11.3. 9 de septiembre de 1836, 314.

Clay, Henry. Sobre la abolición. Discurso: Senado de Estados Unidos. Washington DC, 2 de marzo de 1839.

Ataúd, Selden J. Registro de los hombres de Lafayette. Easton, 1879.

Colegio en Liberia. en The African Repository and Colonial Journal 12.8 . Agosto de 1836. 256-257.

Boletín de información de la Universidad de Columbia 1855 y 1910 . Nueva York: Universidad de Columbia.

eeoc contra bercrombie y fitch

Correspondencia entre el obispo Onderdonk y el Rev. Peter Williams. En The African Repository and Colonial Journal 10. Agosto de 1834.

Crummell, Alexader, Carta a Arthur Cleveland Coxe. 30 de septiembre de 1852. Jay Papers.

Crummell, Alexander. Respuesta al obispo Onderdonk. Jay Papers.

Crummell, Alexander. El futuro de África . Nueva York: Schribner. 1862.

Crummell, Alexander. Las sombras y luces de un ministerio de cincuenta años , Iglesia de San Lucas . Washington DC: R.L. Pendleton Printer. 1894.

Davis, Washington. Carta a Ralph Gurley. 23 de abril de 1834. ACS Records Reel 20.

Dr. Richard Randall, en The African Repository and Colonial Journal 5 , Junio ​​de 1829. 127-129.

Educación para la colonización: intentos de educar a negros libres. The African Repository and Colonial Journal 4. Septiembre de 1828.

Edwards, James T., ed. Algunos artículos interesantes de John McDonogh, principalmente sobre la compra de Luisiana y la colonización de Liberia (McDonogh, MD: Boys of McDonogh School, 1898), pág.48.

Decimoctavo Informe Anual de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York. Nueva York: Daniel, Fanshaw, Printer. 1850.

Opresión episcopal, El emancipador , Nueva York. 3 de octubre de 1839.

Elogio sobre la vida y el carácter del Dr. John Brown. El estadounidense de color , 28 de marzoth1840.

El Decimoquinto Informe Anual de la Sociedad Estadounidense para Colonizar a la Gente Libre de Color de los Estados Unidos , Washington: Dunn. 1832.

Cuarenta y seis informe anual de la Sociedad Americana de Colonización. Febrero de 1863.

Cuadragésimo tercer informe anual de la American Colonization Society . Enero de 1860.

Decimocuarto Informe Anual de la Sociedad de Colonización de la Ciudad de Nueva York . Nueva York: Leavitt, Trow, & Co. Printers. 1846.

Cuarto Informe Anual de los Patronos de Donación . 1854.

Guarnición, William Lloyd. Reflexiones sobre la colonización africana . Boston: Garrison y Knapp. 1832.

Gasman, Marybeth. Edificando a un pueblo: educación y filantropía afroamericana . Nueva York: Peter Lang Publishing. 2005.

Griscom, John. Las memorias de John Griscom. Nueva York: Robert Carter and Brothers. 1859.

Hickok, William. Carta de aprobación de John Brown. Sin cita. Carrete de registros ACS 19.

El independiente. 5 de diciembre de 1861.

Jay, John. Respuesta a Alexander Crummell. 22 de junioDakota del Norte, 1840. Jay Papers.

Jay, William. Una investigación sobre el carácter y la tendencia de la colonización estadounidense y las sociedades estadounidenses contra la esclavitud. Nueva York: Leavitt, Lord & Co. 1835.

Kinney, John H. El negro en medicina . Tuskegee, AL: Tuskegee Institute Press. 1912.

Cartas de Theodore Dwight Weld, Angelina Grimke Weld, Sarah Grimke, 1812-1844. Nueva York: D. Appleton-Century Co. 1934. vol. 1.

Livingston, Thomas W. La exportación de la educación superior estadounidense a África occidental: Liberia College, 1850-1900. La Revista de Educación Negra 45,3. Verano, 1976. 246-262.

McDonogh, David. Carta a John McDonogh. 5 de abril de 1844. BFMC. Sociedad Histórica Presbiteriana.

McDonogh, John. Carta a Walter Lowrie. 2 de mayo de 1838. BFMC. Sociedad Histórica Presbiteriana.

McDonogh, David. Carta a Walter Lowrie. 13 de septiembre de 1842. BFMC. Sociedad Histórica Presbiteriana.

McDonogh, David. Carta a Walter Lowrie. 6 de abril de 1844, BFMC, Sociedad Histórica Presbiteriana.

McDonogh, David. Carta a Walter Lowrie. Sin cita. BFMC. Sociedad Histórica Presbiteriana.

Actas, Junta Directiva, Rollo 290 de Documentos de la Sociedad Estadounidense de Colonización.

Espectador de Nueva York . Nueva York. 31 de octubre de 1817.

Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York. Dirección de Nueva York. En The African Repository and Colonial Journal 7 . Julio de 1831.

Actas de la reunión de la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York . 9 de octubreth, 1823.

Seifman, Eli. Una historia de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York . Doctor. diss., Universidad de Nueva York, 1965.

Sherwood, Henry N. La formación de la Sociedad de Colonización Africana. El diario de la historia negra 2. Julio de 1917. 209-228.

Shick, Tom W. Datos del censo de Liberia, 1843 [archivo de computadora]. Madison, WI: Tom W. Shick [productor], 1973. Madison, WI: Data and Information Services Center [distribuidor], 1996.

Smith, John Augustine. Una conferencia sobre las diferentes razas de hombres. Nueva York: Greeley & McElrath Tribune. 1843.

Trigésimo primer informe anual de la Sociedad Estadounidense de Colonización . Washington: C. Alexander. 1848.

Trigésimo séptimo informe anual de la Sociedad Americana de Colonización . Enero de 1854.

Vigésimo aniversario de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York, El repositorio africano , 28. 1852 .

The US Gazette . Filadelfia, 24 de septiembre de 1824.

Van Doren, G. Carta a la Sociedad Americana de Colonización. 18 de octubre de 1833. ACS Records Reel 19.

Van Doren. G. Note. ACS Records Reel 19.

Wainwright, Jonathan. Un discurso con ocasión de la formación de la Sociedad de Escuelas Misioneras Africanas . 10 de agosto de 1828. Hartford, CT: H&F. Huntington, 1828.

Wilder, Craig. Ebony and Ivy: Raza, esclavitud y la turbulenta historia de las universidades estadounidenses . Nueva York: Bloomsbery Press, 2013.


[1] Craig Wilder, Ebony and Ivy: Raza, esclavitud y la turbulenta historia de las universidades estadounidenses , (Nueva York: Bloomsbery Press, 2013), 248.

[2] Ibíd., 262.

[3] Henry Clay, On Abolition, (Discurso: Senado de los Estados Unidos, Washington DC, 2 de marzo de 1839).

[4] En 1713, la Sociedad de Amigos desarrolló un plan para restaurar al negro estadounidense en África. Según Henry Sherwood, es el primer plan documentado para deportar a Negros de regreso a África. Sherwood, Henry N, primeros proyectos de deportación de negros, La revisión histórica del valle de Mississippi, 2. (marzo de 1916), p 494.

[5] Henry N. Sherwood, La formación de la Sociedad Americana de Colonización, El diario de la historia negra , 2. (julio de 1917), 222.

[6] Espectador de Nueva York , 31 de octubre de 1817, 3.

[7] Eli Seifman, Una historia de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York , (Ph.D.dis., Universidad de Nueva York, 1965), 50.

[8] The US Gazette , Filadelfia, 24 de septiembre de 1824.

[9] The African Repository and Colonial Journal 5 (Abril de 1829), 61.

[10] Ralph Gurley instigó principalmente el movimiento para crear sociedades estatales que ayudarían a apoyar financieramente a la sociedad nacional, así como a difundir información sobre la colonización a miembros potenciales. Ibíd., 60.

[11] Seifman, Una historia de , 64.

[12] The African Repository and Colonial Journal 6 (Enero de 1830), 346.

[13] Seifman, Una historia de , 77.

[14] The African Repository and Colonial Journal 7 (Febrero de 1831), 381.

[15] Actas de la reunión de la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York , 9 de octubreth, 1823.

[16] Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York, Dirección de Nueva York, en The African Repository and Colonial Journal 7 (Julio de 1831), 136.

[17] Jonathan Wainwright, Un discurso con ocasión de la formación de la Sociedad de Escuelas Misioneras Africanas , 10 de agosto de 1828, (Hartford, CT: H&F) Huntington, 1828.

[18] Randall Burkett, el reverendo Harry Croswell y los episcopales negros en New Haven (1820-1860), La estrella del norte: una revista de historia religiosa afroamericana 7.1, (otoño de 2003), 24.

[19] Vigésimo aniversario de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York, El repositorio africano , 28 (1852), 185.

[20] Una ley para incorporar la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York, Las leyes de Nueva York, 78thSesión, 10 de abril de 1855, 376.

[21] The African Repository and Colonial Journal 10 (Marzo de 1834), 218.

[22] , Trigésimo primer informe anual de la Sociedad Estadounidense de Colonización , (Washington: C. Alexander, 1848), 52.

[23] The African Repository and Colonial Journal 7 (Julio de 1831), 147.

[24] Decimoctavo Informe Anual de la Sociedad de Colonización del Estado de Nueva York. (Nueva York: Daniel, Fanshaw, Printer, 1850), 11.

[25] Ibíd., 12

[26] Ibíd., 13

[27] Dr. Richard Randall, en The African Repository and Colonial Journal 5 , (Junio ​​de 1829), 127.

[28] La publicación anual de la Sociedad Estadounidense para Colonizar a las Personas de Color Liberadas de los Estados Unidos , (Washington: James C. Dunn, 1830), 2.

[29] Informes anuales de la American Colonization Society, 11 (1828), 45, 12 (1829), 5, 13, (1830), v-vi.

[30] El Informe Anual 13, 4.

[31] El Decimoquinto Informe Anual de la Sociedad Estadounidense para Colonizar a la Gente Libre de Color de los Estados Unidos , (Washington: Dunn, 1832), 285.

[32] G. Van Doren., Note, ACS Records Reel 19.

[33] G. Van Doren, Carta a la Sociedad Americana de Colonización, 18 de octubre de 1833, Carrete 19 de registros de ACS.

[34] Otras conferencias que Smith escribió sobre la raza y el intelecto incluyen Una conferencia introductoria al segundo curso de instrucción anatómica

[35] John Augustine Smith, Una conferencia sobre las diferentes razas de hombres, (Nueva York: Greeley & McElrath Tribune, 1843), 3.

[36] Elogio sobre la vida y el carácter del Dr. John Brown, El estadounidense de color , 28 de marzoth1840.

[37] G. Van Doren, Carta a la Sociedad Americana de Colonización.

[38] William Hickok, Carta expresando la aprobación de John Brown, Sin fecha, ACS Records Reel 19.

[39] Actas, Junta de directores, 14 de mayo de 1832, Rollo de documentos 290, 64 de la Sociedad Americana de Colonización.

[40] C.C. Andrews, Carta a la Junta Directiva de la Sociedad Americana de Colonización, 28 de diciembre de 1833, Carrete 19 de registros de ACS.

[41] Acta de la Junta de Directores, 24 de julio de 1834, Rollo de Documentos de la Sociedad de Colonización Estadounidense 290, 88.

[42] Washington Davis, Carta a Ralph Gurley, 23 de abril de 1834, ACS Records Reel 20.

[43] Acta de la Junta de Directores, 26 de junio de 1834, Rollo de papel 290, 84 de la Sociedad Americana de Colonización.

[44] C.C. Andrews, Carta a Ralph Gurley, 13 de julio de 1832, ACS Records Reel 14.

[45] Tom W. Shick, Datos del censo de Liberia, 1843 [archivo de computadora]. Madison, WI: Tom W. Shick [productor], 1973. Madison, WI: Data and Information Services Center [distribuidor], 1996.

[46] James T. Edwards, ed. Algunos artículos interesantes de John McDonogh, principalmente sobre la compra de Luisiana y la colonización de Liberia (McDonogh, MD: Boys of McDonogh School, 1898), pág.48.

[47] John McDonogh, Carta a Walter Lowrie, 2 de mayo de 1838, BFMC, Sociedad Histórica Presbiteriana.

[48] David McDonogh, Carta a Walter Lowrie, 13 de septiembre de 1842, BFMC, Sociedad Histórica Presbiteriana.

[49] David McDonogh, Carta a Walter Lowrie, 6 de abril de 1844, BFMC, Sociedad Histórica Presbiteriana.

[50] David McDonogh, Carta a John McDonogh, 5 de abril de 1844, BFMC, Sociedad Histórica Presbiteriana.

[51] David McDonogh. Carta a Walter Lowrie, 26 de noviembre de 1844, BFMC, Presbyterian Historical Society.

[52] Selden J. Coffin, Registro de los hombres de Lafayette (Easton, 1879).

[53] Marybeth Gasman, Edificando a un pueblo: educación y filantropía afroamericana , (Nueva York: Peter Lang Publishing, 2005), 36.

[54] John A. Kinney, El negro en medicina (Tuskegee, AL: Tuskegee Institute Press, 1912), 32-33. McDonogh en algún momento tomó a Kearney como su segundo nombre (reemplazando a Kinney) en homenaje a John Kearney Rodgers

[55] Colegio en Liberia, en The African Repository and Colonial Journal 12.8 (Agosto de 1836), 256.

[56] The African Repository and Colonial Journal 19, Abril de 1836. 256.

[57] Decimoctavo Informe Anual de la Colonization Society of New York , 1837, 4.

[58] Educación para la colonización: intentos de educar a negros libres. The African Repository and Colonial Journal 4, (Septiembre de 1828), 204.

[59] Cartas de Theodore Dwight Weld, Angelina Grimke Weld, Sarah Grimke, 1812-1844 (Nueva York: D. Appleton-Century Co., 1934), vol. 1, 486-487.

[60] Alexander Crummell, Las sombras y luces de un ministerio de cincuenta años , Iglesia de San Lucas . (Washington DC: R.L. Pendleton Printer, 1894), pág. 183.

[61] De acuerdo con el Catálogo de Oficiales y Estudiantes, el Seminario Teológico General permitió a los estudiantes asistir a conferencias y seminarios sin costo y proporcionó becas específicamente para estudiantes de Columbia College. Una vez CC porque era una universidad, el Seminario Teológico General pasó a formar parte del Consejo Universitario. De Boletín de información de la Universidad de Columbia 1855 y 1910 (Nueva York: Universidad de Columbia).

[62] Crummell, Las sombras y las luces, 7.

[63] El caso De Grasse, se refiere al asunto de Isaiah De Grasse, quien fue admitido en el seminario como afroamericano en 1836. Poco después, el reverendo Benjamin Onderdonk argumentó que De Grasse, a pesar de su tez casi blanca, se identificaba con la población negra de Nueva York. Su afiliación, declaró Onderdonk, bloquearía las puertas del seminario en su contra.

[64] Alexander Crummell, respuesta al obispo Onderdonk, Jay Papers, 11.

[65] Circular de la Sociedad de Colonización de Hombres Jóvenes de Nueva York, Abogado cristiano y diario 11.3, 9 de septiembre de 1836, 12.

[66] The African Repository and Colonial Journal 14 , Julio de 1838. 314.

[67] Guarnición de William Lloyd, Reflexiones sobre la colonización africana , (Boston: Garrison y Knapp, 1832), 55.

[68] Correspondencia entre el obispo Onderdonk y el Rev. Peter Williams, en The African Repository and Colonial Journal 10 (agosto de 1834), 186.

[69] Ibíd., 187.

[70] Ibíd., 188.

[71] Opresión episcopal, El emancipador (Nueva York) 3 de octubre de 1839, pág.90.

[72] Alexander Crummell, respuesta al obispo Onderdonk, Jay Papers, 22.

[73] John Jay, respuesta a Alexander Crummell, 22 de junioDakota del Norte, 1840, Jay Papers.

[74] Alexander Crummell, Carta a Arthur Cleveland Coxe, 30 de septiembre de 1852, Jay Papers.

[75] Alexander Crummell, El futuro de África (Nueva York: Schribner, 1862), 303.

[76] Cuarenta y seis informe anual de la Sociedad Americana de Colonización, (Febrero de 1863), 37.

[77] Cuadragésimo tercer informe anual de la American Colonization Society , (Enero de 1860), 20.

[78] Cuarto Informe Anual de los Patronos de Donación , 1854, 9.

3 niveles de prevención

[79] Cuadragésimo sexto anual. 38.

[80] Decimocuarto Informe Anual de la Sociedad de Colonización de la Ciudad de Nueva York , (Nueva York: Leavitt, Trow, & Co. Printers, 1846), 19.

[81] Trigésimo séptimo informe anual de la Sociedad Americana de Colonización (Enero de 1854), 4.

[82] John Griscom, Las memorias de John Griscom (Nueva York: Robert Carter and Brothers, 1859), 321.

[83] Thomas W. Livingston, La exportación de la educación superior estadounidense a África occidental: Liberia College, 1850-1900, La Revista de Educación Negra 45.3 (verano de 1976), 255.

[84] El independiente, 5 de diciembre de 1861.

[85] Guarnición, Reflexiones sobre África, pág. 32.

[86] William Jay, Un Consulta en el carácter y la tendencia de la colonización estadounidense y las sociedades estadounidenses contra la esclavitud, (Nueva York: Leavitt, Lord & Co., 1835), 17.

[87] Ibíd., 21.

[88] Catálogo de los gobernadores, fideicomisarios y funcionarios de Columbia College: 1754—1882. (Nueva York: Maegowan & Slipper Printers, 1882).

Artículos De Interés

La Elección Del Editor

Reseña: 'Dinero: la verdadera historia de una cosa inventada
Reseña: 'Dinero: la verdadera historia de una cosa inventada'
Fundación contra el Racismo y el Antisemitismo v. Suiza
Fundación contra el Racismo y el Antisemitismo v. Suiza
Columbia Global Freedom of Expression busca promover la comprensión de las normas e instituciones nacionales e internacionales que mejor protegen el libre flujo de información y expresión en una comunidad global interconectada con importantes desafíos comunes que abordar. Para lograr su misión, Global Freedom of Expression emprende y encarga proyectos de investigación y políticas, organiza eventos y conferencias, y participa y contribuye a los debates globales sobre la protección de la libertad de expresión e información en el siglo XXI.
Dos cineastas de Columbia triunfan en los premios Film Independent Spirit de 2021
Dos cineastas de Columbia triunfan en los premios Film Independent Spirit de 2021
Los ganadores fueron anunciados durante la 36a ceremonia anual de premios el 22 de abril.
Jodie Foster en 'The Mauritanian', coescrita por antiguos alumnos, gana el Globo de Oro 2021
Jodie Foster en 'The Mauritanian', coescrita por antiguos alumnos, gana el Globo de Oro 2021
Jodie Foster ganó el premio a la Mejor Actriz de Reparto en una Película por The Mauritanian.
Sonido e imagen en la música moderna de Asia oriental
Sonido e imagen en la música moderna de Asia oriental
Programa de Maestría en Artes en Economía
Programa de Maestría en Artes en Economía
Departamento de Rehabilitación y Medicina Regenerativa
Departamento de Rehabilitación y Medicina Regenerativa
¿Qué son las quemaduras? Las quemaduras son un tipo de herida dolorosa causada por energía térmica, eléctrica, química o electromagnética. El fumar y las llamas abiertas son las principales causas de quemaduras en los adultos mayores. Las quemaduras son la principal causa de lesiones por quemaduras en los niños. Tanto los bebés como los adultos mayores corren el mayor riesgo de sufrir quemaduras. ¿Cuáles son los diferentes tipos de quemaduras? Hay muchos tipos de quemaduras causadas por contacto térmico, por radiación, químico o eléctrico.